La madre naturaleza tiene mucho que enseñarnos.

Para ello, basta con observarla y aplicar, en nuestro interior, el trabajo que realiza a través de sus ciclos. Una obra de renovación perpetua.

Tomemos como ejemplo el día y la noche.

Como la cara y la cruz de una moneda, el día y la noche existen como dos opuestos inseparables que se complementan y forman parte de un todo.

En el sistema de pensamiento de los egipcios, la dualidad es la clave. La vida y la muerte son comparables al día y la noche en perfecta alternancia, recordando cómo los dioses gobiernan el universo.

“Ra, el dios del sol y Osiris el dios de la noche. Ra renace cada mañana, envejece con el paso del día y se esconde cada noche para unirse a Osiris, desapareciendo en la oscuridad que es a la vez la noche y el reino de la muerte. Al amanecer, reaparece y este renacimiento diario refuerza la idea de que a cada muerte le sigue una vida.

– Debemos aprender a nacer y morir como el sol.

El nuevo día que amanece es una promesa de infinitas posibilidades. Es una nueva página que se nos abre, y depende de nosotros llenarla. Son nuestras decisiones las que definirán el resultado del día. Lo que también será decisivo es la actitud con la que afrontemos las diferentes cosas que puedan ocurrir a lo largo del día.

Cuando se pone el sol, cae la noche y el día ya es parte del “pasado”. De lo que ya fue.

Así que vivamos en el momento presente, en el único momento que es verdaderamente infinito.

El que vive centrado en el pasado suele estar lleno de nostalgia.

El que vive centrado en el futuro suele estar sujeto a ansiedades.

Sólo el aquí y el ahora nos aporta paz y serenidad.

El presente es un regalo.

¿Cómo podemos estar en el momento presente? He aquí algunas claves:

– Concéntrate en las sensaciones del cuerpo porque nos anclan en el momento presente.

– Desarrolla la gratitud, porque vivir plenamente en el momento presente es apreciar lo que la vida nos está dando ahora mismo.

– Vuelve a un ritmo más lento (evita el agotamiento, la impaciencia)

– Concéntrate en tu respiración

– Repite el mantra “Estoy completamente aquí en el momento presente”

– Haz una meditación

– Canta una canción que te guste

– …

Te deseo un lindo dia.

No dudes en dejarme un mensajito en comentario.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.